Crónicas de Transilvania

ÍNDICE DE SESIONES DE JUEGO

LAS CRÓNICAS DE TRANSILVANIA

 

View
El forzoso desvelar

CRÓNICAS DE LA VIUDA NEGRA
 

EL FORZOSO DESVELAR.


Paso de Tihuta. Transivlania.
Anno Domini 1207.

Tras regresar de las cruzadas y ocuparse de sus feudos en Transilvania, los personajes reciben una invitación de Andreas Dietrich, el Ventrue germano que en esos momentos se encargaba de gestionar el Paso de Tihuta al servicio de los Condes de Dragonov. Andreas desea hablar ciertas cosas con la cuadrilla y mostrarles ciertos cambios en los territorios. La cuadrilla acepta y acuden a reunirse con Andreas.

Una vez allí, los cainitas encuentran una extraña situación: el edificio ha sido reformado para parecerse a la Iglesia de San Miguel Árcangel y los criados creen ser bizantinos. La extrañeza lleva a los personajes a interesarse primero, y descubrir después, que Ivan Bratovich, el Koldun que había diabolizado a Miguel, estaba usando el castillo del Paso de Tihuta como su dominio, y su locura estaba expandiéndose. Se descubre así el verdadero motivo por el que Andreas Dietrich les había pedido ayuda.

A fin de tener más seguridad, el grupo decide alejar las tablillas que encontraron durante los eventos de "Sube la marea" a Timisoara, por precaución. Además de eso, discuten sobre qué hacer con Ivan/Miguel durante un rato, pero finalmente alguien toma la decisión por ellos. Samira, una infernalista, llega al Paso de Tihuta, siguiendo el rastro y el legado de María la Negra, y asesina al koldun, acabando definitivamente con la existencia de Miguel, quien lega a la cuadrilla la labor de ser las comadronas de su Sueño una vez más.

View
Rescoldos Moribundos

LA AMARGA CRUZADA

RESCOLDOS MORIBUNDOS
​​​​​

Constantinopla.
Anno Domini 1204.

La cuadrilla, al ver el desastre de Zara, decide ponerse manos a la obra y viajan lo más rápido posible a Constantinopla. Una vez allí, desesperados por no tener a quién recurrir, deambulan por la ciudad durante varias noches hasta que una banda de ghouls dirigidos por un Caitiff, que se hacen llamar los Elegidos de Calomena, deciden asaltarles. El combate es inesperadamente duro, aunque consiguen sobreponerse.

Poco después, una luz celestial les deslumbra, junto con la aparición de una visión angelical. Miguel, el Patriarca, se aparece ante ellos y les confía su Sueño, diciendo que son las comadronas que tienen que ayudar a que, aunque ese sueño se acabe, otro igual pueda nacer. La aparición de Miguel, que llevaba años encerrado en la Catedral de Santa Sofía, llama la atención del resto de cainitas de la ciudad, que sienten en su interior que algo importante está a punto de suceder.

El primero en llegar a ellos, sin embargo, es el taimado Vykos, que los descubre esa misma noche y solicita su ayuda. Vykos les confiesa que casi todos los vampiros de Constantinopla temen por el destino de la ciudad, y que él, en particular, teme por el destino del hombre más virtuoso que conoce, su sire Simeón. Los cruzados, dice Vykos, atacarán el Monasterio Obertus casi con total seguridad, y es allí donde se encuentra Gesu, hermano de sangre y sire de Simeón. Simeón jamás abandonaría la ciudad si su hermano se queda y Gesu se niega a abandonar el monasterio. La única solución que le queda, para pesar de Vykos, es eliminar a Gesu. Pero no puede hacerlo él mismo, dado que su sire sospecha de sus intenciones y es por ello que pide ayuda a la cuadrilla.

El grupo confía en Vykos por el pasado que comparten y aceptan, así pues, utilizando la información que éste les ha dado para entrar en el Monasterio Obertus, encuentran a Gesu y, tras que éste se negaba a abandonar el Monasterio y la ciudad, condenando con eso, no sólo a Simeón y Vykos, sino también a gran parte de los seguidores de la familia Tzimisce de Constantinopla, deciden acabar con su vida, sin que éste oponga resistencia. En agradecimiento, Vykos les ofrece información sobre dónde encontrar a Gregorio, musa de Miguel y Senescal de Constantinopla, para hablar sobre la defensa de la ciudad.

A pesar de contar con esta información son incapaces de detener al ejército mercenario. Tras duras y sangrientas batallas, en las que apenas pueden conformarse con salvar unas pocas vidas, la cuadrilla consigue averiguar la localización de Gregorio, en el Anfiteatro Kynegion. Sin embargo, antes de poder llegar hasta él, el grupo se encuentra con Maria La Negra, una poderosa infernalista que complota para asesinar a Miguel por una venganza milenaria. Después de tantos siglos, logran vencerla y llegan al fin al Anfiteatro, donde se les revela la verdad. Un lloroso y arrepentido Gregorio confiesa que él mismo había sido el causante de la locura de Miguel mediante su Dementación, por envidia y por rencor hacia el Patriarca, trabajando en conjunto con las instrucciones de Narsés de Venecia, el verdadero responsable de que la cruzada hubiera virado hacia Constantinopla. Los personajes deciden ofrecerle la justicia del purgatorio y acaban con su vida después de que les revele dónde se encuentra Miguel en su estado actual de locura, en "el templo erigido en su nombre".

La Catedral del Arcángel San Miguel es el destino final de la cuadrilla. Allí, finalmente, se encuentran por segunda vez con el Patriarca. Él declara que ha llegado el momento de Ascender y dejar su Sueño en manos de otras personas. Ivan Bratovich, tzimisce de la cuadrilla, demuestra su naturaleza ambiciosa cuando se toma las instrucciones de Miguel de manera literal y trata de diablerizarlo. Sin embargo, la voluntad del Matusalén es demasiado poderosa para Bratovich, quien termina la diablerie como una persona completamente diferente. Casi parece como si el Patriarca hubiera renacido en un nuevo cuerpo… una idea que, muchos siglos después, junto al resto de indicios, será una pieza indispensable del puzle de la Yihad.

View
Invierno Infernal

LA AMARGA CRUZADA
 

INVIERNO INFERNAL


Zara.
Anno Domini 1203.

La Cuarta Cruzada llega a la ciudad de Zara, y con ella la Cuadrilla Blanca. Allí, se encuentran con varios problemas en las reservas de alimentos y agua de la ciudad, y el príncipe de Zara, un malkavian llamado Gari, solicita su ayuda para solucionarlos antes de que la cruzada se descontrole.

Investigando, los personajes descubren que varios graneros han sido afectados por lo que los pueblerinos dicen que es "una bruja". En realidad, una tzimisce ha saboteado y modificado los animales y envenenado varios pozos de agua de la ciudad.

La Tzimisce se llama Erzebeth Toth, chiquilla de un boyar (gobernante) de Transilvania, y está en Zara para vengar la muerte de uno de sus hermanos a manos de los cruzados, y que es sólo la primera avanzadilla de varios más que el boyar planea enviar. El príncipe Gari, al enterarse de esto, solicita a los cainitas que acudan con Erzebeth a Toth antes de que los cruzados destruyan la ciudad.

Así pues, la cuadrilla decide acudir a Toth, en Transilvania, con Erzebet de prisionera. El invierno especialmente duro y retrasan su viaje en varias ocasiones por las inclemencias del tiempo y la amenaza lupina, pero finalmente logran llegar y citarse con el boyar. Les recibe y atiende un joven llamado Dévald, aunque educadamente les emplaza a la noche siguiente antes de comunicar su decisión. A pesar de lo mucho que investigan los protagonistas, no consiguen encontrar rastro de nadie llamado Bodor, el hombre que, supuestamente, dirigía las acciones de Erzebet.

El siguiente anochecer llega con una declaración de guerra. Otro voivoda transilvano, Koban, ha enviado a su chiquillo a infiltrarse en Toth y asesinar a Dévald. La cuadrilla llega demasiado tarde, sólo para ver a Dévald asesinado, con una daga en el pecho y, clavada sobre ésta, una declaración formal de guerra.

Es entonces cuando el mayordomo de Toth se desvela como Bodor, el verdadero gobernante. Clama su rabia y su odio contra Koban, y ofrece a los personajes lo que quieren a cambio de que le ayuden a poner fin al conflicto y le ayuden en la batalla. Se desvela entonces que la guerra entre Koban y Bodor se debe a una maldición koldun impuesta por el sire de Bodor, Zubor, a Koban, mediante la cual Koban sería destruido por su sangre, y por eso éste desea acabar con toda la estirpe de Zubor antes de que sea demasiado tarde.

El grupo accede ayudarle y, juntos, participan en la Batalla de Toth, donde descubren la extensión de las artes de la guerra Tzimisce. El lado de Koban utiliza hasta dos vozhd, uno de los cuales casi termina con los personajes, y aporta una oleada de ghouls para asaltar el pueblo. Por su parte, Bodor utiliza por primera vez lo que más adelante se conocerá como "cabeza palas" al abrazar a gran parte de los defensores de Toth para usarlos como fuerzas de choque. A pesar de que la batalla es sangrienta, la heroica defensa de las puertas de Toth de los vozhd por parte de los personajes garantiza la posición superior en la batalla y, finalmente, el éxito. Bodor captura a Koban tras la batalla, y lo diaboliza para poner fin a todas las rencillas; cumpliendo de esta forma la maldición de su sire. Como pago, el tzimisce da su palabra a la cuadrilla de que retirará sus hostilidades sobre Zara y les agradece su apoyo.

Sin embargo, cuando el grupo consigue volver (atravesando de nuevo las inclemencias de un duro invierno) a Zara, sólo descubren que la ciudad ha sido saqueada por los cruzados, y éstos se han perdido de su vista. Por desgracia para ellos, van rumbo al destino que más querían evitar: Constantinopla. El noble ejército de Dios se ha convertido ante sus ojos en una panda de bandidos, mercenarios y saqueadores.

View
Noches Venecianas

LA AMARGA CRUZADA
 

NOCHES VENECIANAS
 

Venecia. 
Anno Domini 1202.

La cuadrilla llega a Venecia, donde habrá un Concilio sobre la cuarta Cruzada. Se tenía que ver si ésta iba a Egipto o directamente a Jerusalén. Allí es destruido Roland du Rocher, supuestamente Ventrue y uno de los mayores defensores de la ruta egipcia. Narses, príncipe lasombra de Venecia y Arzobispo de Nod, acusa a la cuadrilla del asesinato con el pretexto de ser nuevos en la ciudad y que se hayan en posesión de una flor de cuál se estrajo el veneno para el atentado

La flor se le había entregado una mujer a su llegada a la ciudad. Tras una ardua investigación la cuadrilla averiguó que dicha mujer era Fátima al-Faqidi, una reputada asesina incluso entre el clan assamita. Aunque la cuadrilla nunca dio con ella sÍ que lo hizo con su chiquillo, Ziyad al-Djahiz. Así se descubrió que Roland era realmente un Seguidor de Ser, los cuales querían usar a los cruzados para expulsar a los assamita de Egipto). Sin embargo, el celo de Ziyad chocaba demasiado con el celo de la cuadrilla lo que desembocó en el último combate del assamita.

Una vez aclarado lo ocurrido se propuso retomar el concilio, pero antes de que fuera posible los humanos decidieron ir directamente a Jerusalén. La cuadrilla, contenta de que la decisión humana coincidiese con la que defendían, siguieron a los soldados de la cruz.

View
Sube la Marea

CRÓNICAS DE TRANSILVANIA: LIBRO I. MAREAS OSCURAS.

 

SUBE LA MAREA
 

Budapest.
Anno Domini 1197.

Un grupo de cainitas de Europa oriental tienen deudas con un poderoso cainita. Éste, el voivoda Radu de Bistria decide cobrarse el favor y utiliza a los recién abrazados chiquillos de estos para una misión: construir un castillo en el Paso de Tihuta para expandir su territorio y acercarse al de su rival, el del conde Mircea Dzardescu. Tras una llegada a Budapest accidentada por una turba enfurecida azuzada por un loco (Octavio), el grupo recibe el encargo y se pone manos a la obra. Sin embargo, las cosas no son sencillas.

De camino, atraviesan la ciudad de Klausenburg, un puesto avanzado que está controlada por un gangrel de la zona, Mitru el Cazador. Éste los castiga por la insolencia de pasar la noche en sus dominios, y envía a un grupo de ghouls a atacar su caravana a la mañana siguiente. La cuadrilla se ve obligada a retirarse y esconderse en unas cuevas cercanas. Para su fortuna, un viajero llamado Myca Vykos decide detenerse a ayudarles, y les guía hasta la presencia del conde Radu, un amable Tzimisce que les ayuda (humillando, en el proceso, a su rival). 

Finalmente, llegaron al Paso de Tihuta para comenzar la construcción del castillo, donde conocieron también a una pareja de cainitas que estaban investigando las ruinas del anterior emplazamiento, Anatole y Lucita. Junto a ellos, encontraron unas misteriosas tablillas y un códice de traducción que astutamente mantuvieron alejado de sus sires y su patrón, y apartaron de sus pensamientos mientras se centraban en la construcción del castillo

Tras varios problemas y dificultades, consiguieron superar el último empujón que se requería de ellos gracias al apoyo de Myca Vykos, el mismo Tzimisce que les había salvado la vida, que les proporcionó recursos para terminar la construcción del castillo justo a tiempo a cambio de un favor. Tardaría 100 años en volver a cobrárselo, pero merecería la pena cada segundo de espera. 

Finalmente, como "recompensa", sus sires decidieron unirles un poco más a ellos y reforzar el vínculo de sangre, estrechando su control sobre los chiquillos. 

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.