Crónicas de Transilvania

Invierno Infernal

LA AMARGA CRUZADA
 

INVIERNO INFERNAL


Zara.
Anno Domini 1203.

La Cuarta Cruzada llega a la ciudad de Zara, y con ella la Cuadrilla Blanca. Allí, se encuentran con varios problemas en las reservas de alimentos y agua de la ciudad, y el príncipe de Zara, un malkavian llamado Gari, solicita su ayuda para solucionarlos antes de que la cruzada se descontrole.

Investigando, los personajes descubren que varios graneros han sido afectados por lo que los pueblerinos dicen que es "una bruja". En realidad, una tzimisce ha saboteado y modificado los animales y envenenado varios pozos de agua de la ciudad.

La Tzimisce se llama Erzebeth Toth, chiquilla de un boyar (gobernante) de Transilvania, y está en Zara para vengar la muerte de uno de sus hermanos a manos de los cruzados, y que es sólo la primera avanzadilla de varios más que el boyar planea enviar. El príncipe Gari, al enterarse de esto, solicita a los cainitas que acudan con Erzebeth a Toth antes de que los cruzados destruyan la ciudad.

Así pues, la cuadrilla decide acudir a Toth, en Transilvania, con Erzebet de prisionera. El invierno especialmente duro y retrasan su viaje en varias ocasiones por las inclemencias del tiempo y la amenaza lupina, pero finalmente logran llegar y citarse con el boyar. Les recibe y atiende un joven llamado Dévald, aunque educadamente les emplaza a la noche siguiente antes de comunicar su decisión. A pesar de lo mucho que investigan los protagonistas, no consiguen encontrar rastro de nadie llamado Bodor, el hombre que, supuestamente, dirigía las acciones de Erzebet.

El siguiente anochecer llega con una declaración de guerra. Otro voivoda transilvano, Koban, ha enviado a su chiquillo a infiltrarse en Toth y asesinar a Dévald. La cuadrilla llega demasiado tarde, sólo para ver a Dévald asesinado, con una daga en el pecho y, clavada sobre ésta, una declaración formal de guerra.

Es entonces cuando el mayordomo de Toth se desvela como Bodor, el verdadero gobernante. Clama su rabia y su odio contra Koban, y ofrece a los personajes lo que quieren a cambio de que le ayuden a poner fin al conflicto y le ayuden en la batalla. Se desvela entonces que la guerra entre Koban y Bodor se debe a una maldición koldun impuesta por el sire de Bodor, Zubor, a Koban, mediante la cual Koban sería destruido por su sangre, y por eso éste desea acabar con toda la estirpe de Zubor antes de que sea demasiado tarde.

El grupo accede ayudarle y, juntos, participan en la Batalla de Toth, donde descubren la extensión de las artes de la guerra Tzimisce. El lado de Koban utiliza hasta dos vozhd, uno de los cuales casi termina con los personajes, y aporta una oleada de ghouls para asaltar el pueblo. Por su parte, Bodor utiliza por primera vez lo que más adelante se conocerá como "cabeza palas" al abrazar a gran parte de los defensores de Toth para usarlos como fuerzas de choque. A pesar de que la batalla es sangrienta, la heroica defensa de las puertas de Toth de los vozhd por parte de los personajes garantiza la posición superior en la batalla y, finalmente, el éxito. Bodor captura a Koban tras la batalla, y lo diaboliza para poner fin a todas las rencillas; cumpliendo de esta forma la maldición de su sire. Como pago, el tzimisce da su palabra a la cuadrilla de que retirará sus hostilidades sobre Zara y les agradece su apoyo.

Sin embargo, cuando el grupo consigue volver (atravesando de nuevo las inclemencias de un duro invierno) a Zara, sólo descubren que la ciudad ha sido saqueada por los cruzados, y éstos se han perdido de su vista. Por desgracia para ellos, van rumbo al destino que más querían evitar: Constantinopla. El noble ejército de Dios se ha convertido ante sus ojos en una panda de bandidos, mercenarios y saqueadores.

Comments

Nikolatos

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.